16.2 C
New York

Guardar una distancia de 1.8 metros puede no ser suficiente contra el coronavirus, dicen expertos

Must read

Goldman Sachs promotes new co-heads of global M&A

Goldman Sachs has promoted Mark Sorrell and Stephan Feldgoise to co-heads of its global dealmaking team, marking the latest in a round of moves...

Climate FAIL: Working from Home Would Overload Australia’s Renewable Energy Grid

Guest essay by Eric Worrallh/t JoNova – The Aussie Government ABC has advised people to commute to the office rather than trying to work...

RBG Is Absent, and Trump’s Attack on Preexisting Situations Is Alive

&#032 submitted by &#032 /u/marji80 &#032

Josh Jacobs is the Las Vegas Raiders’ ‘angry runner,’ on his way to NFL superstardom

THE CENTERPIECE OF the Las Vegas Raiders' Allegiant Stadium is the 95-foot Al Davis Memorial Torch. Built out of carbon fiber and aluminum and...

Factores como la circulación del aire, ventilación, tiempo de exposición, densidad de la multitud, si las personas están usando cubrebocas o si están en silencio, conversando, gritando o cantando deben ser considerados al determinar si 1.80 metros son suficientes, afirman los expertos.

“Creo que 1.80 metros es un buen número, pero necesitamos establecer que es solo un punto de partida”, afirmó Linsey Marr, profesora de ingeniería ambiental y civil de Virginia Tech, quien ha estudiado virus que se transmiten por el aire y que no estuvo involucrada en el informe de BMJ. “Mantener una distancia mayor de 1.80 metros no significa que no exista ningún riesgo”.

La sabiduría common detrás de la separación de 1.80 metros se originó en la investigación de un biólogo alemán, Carl Flügge, quien a finales del siglo XIX sugirió que esa era la distancia más lejana a la que podían viajar las microgotas con microbios. Desafortunadamente, su hipótesis ignoró partículas que alcanzan mayor distancia y que son invisibles a very simple vista, en particular los pequeños extractos de fluido corporal y virus que flotan en el aire como aerosoles.

Si el nuevo coronavirus puede flotar en el aire como un vapor, las primeras presunciones sobre su rango son incorrectas. Su transmisión por aire todavía no ha sido probada de manera concluyente, pero un número cada vez mayor de expertos ven como pruebas convincentes los eventos de superpropagación que han transmitido el virus a personas que han estado a muchos metros de distancia de la fuente de infección.

“La distancia por sí sola jamás solucionará el problema de los aerosoles. Si estás en la misma habitación, te puedes infectar”, afirmó Jose-Luis Jimenez , experto en aerosoles de la Universidad de Colorado. En un bien conocido ensayo de coro en el estado de Washington en marzo, en la que un cantante le transmitió el coronavirus a 52 personas, la infección llegó a alcanzar a una persona que estaba a 13 metros de distancia.

“Estar al aire libre, distanciados y con cubrebocas bien equipados”, dijo Jimenez, “es la única cosa que se acercaría a una fórmula mágica”.

Sin embargo, 1.80 metros, y en ocasiones hasta menos, sigue siendo el lineamiento predeterminado. Los Centros para el Command y la Prevención de Enfermedades definen el distanciamiento social como “al menos 1.80 metros (alrededor de la longitud de dos brazos) de otras personas que no viven contigo, tanto en espacios cerrados como abiertos”. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha recomendado al menos un metro. Algunos países en Europa establecieron las distancias sociales a 1.5 metros otros a dos metros.

Al principio de la pandemia, el Reino Unido implementó una orden de dos metros para comensales y bebedores. Pero —por la presión de los pubs que temían que la regla limitara la cantidad de clientes a números bajos no rentables— en julio, el primer ministro Boris Johnson redujo la distancia a una separación de “más de un metro”.

Debido a que las autoridades de salud pública de Estados Unidos han recomendado con frecuencia una separación de 1.80 metros, esa medida ha sido confundida como el objetivo, uno que ofrece full seguridad después de esa distancia. Sin embargo, según numerosos investigadores, eso no refleja la particularidad con la que este virus se propaga.

Otro factor clave es el movimiento del aire. “Es elementary no pensar solo en una distancia fija. Es muy importante pensar sobre el flujo del aire”, afirmó Lydia Bourouiba, una de las autoras del informe de BMJ quien estudia la dinámica de fluidos de las enfermedades infecciosas en el Instituto de Tecnología de Massachusetts.

Una analogía útil es la nube de humo generada por un fumador de cigarrillo. “Mientras más te alejas, menos expuesto estarás al humo porque se irá diluyendo”, dijo Marr. “Sin embargo, el humo no se detiene a los 1.80 metros”.

Bourouiba y sus colegas crearon un gráfico para delinear los escenarios de bajo, medio y alto riesgo. Jimenez y otros expertos no afiliados con el informe opinaron que la tabla es una herramienta valiosa para examinar los entornos.

El objetivo del gráfico es empoderar a las personas “para que evalúen los riesgos de una manera más astuta, en vez de apegarse a una sola regla que aplique para todo”, dijo Bourouiba. La distancia de 1.80 metros “no es suficiente protección” en algunos entornos, dijo. Por otro lado, una rígida adhesión a esa norma en situaciones relativamente seguras “crea, de algún modo, más tensión”. Por ejemplo, afirmó Bourouiba, “no es el fin del mundo” si las personas están un poco más cerca en los entornos de menor riesgo.

¿Cómo podrían lucir esos escenarios? “Estando completamente al aire libre, con muy buena ventilación, sin puntos de estancamiento en el flujo de aire y con las personas usando cubrebocas”, respondió Bourouiba. Sin embargo, incluso en estas situaciones, sugiere mantener encuentros breves y evitar grupos de personas que se encuentren concentradas y muy apretujadas en un lugar.

Bourouiba advirtió que el gráfico fue diseñado como una guía para personas que no muestran síntomas. Tampoco toma en cuenta factores como los patrones del flujo del aire en lugares cerrados o la vulnerabilidad de una persona ante el virus.

Tampoco queda claro qué constituye una duración breve. “Se habla de cinco a 15 minutos, pero todavía no hay suficientes estudios como para saberlo”, dijo Bourouiba. Eso se debe a que el tiempo está vinculado con la dosis: mientras más duración se pasa cerca de alguien, mayor es el potencial para más exposición al virus. Los investigadores siguen trabajando para determinar la dosis de coronavirus requerida para una infección.

Cuando se le preguntó si promover una visión más matizada del distanciamiento social podría traer como consecuencia su incumplimiento en un país donde algunas personas se rehusan a utilizar cubrebocas o tomar otras precauciones, Bourouiba afirmó que su intención era ayudar a que quienes son hipervigilantes se relajaran, no darle oportunidades adicionales a quienes quieren ignorar las reglas. Dijo que su trabajo estaba enfocado en especial en los administradores de espacios compartidos, como los directores de colegios.

“Mantener los niveles más altos de alerta es algo que podemos hacer solo por un tiempo determinado. Y si vamos a permanecer con esto durante todo un año o dos… lo realmente importante es que las personas entiendan qué constituye un riesgo muy alto”, dijo.

A la fecha, la OMS ha dudado en clasificar el virus como uno de transmisión aérea, aunque reconoce que la transmisión por aire puede ocurrir en algunas circunstancias, como cuando los procedimientos médicos generan pequeños aerosoles que contienen virus. The Washington Submit reportó en julio que más de 200 científicos le escribieron una carta pública a la OMS, pidiéndole que reconociera el rol de los pequeños aerosoles en la transmisión. Desde entonces, la agencia ha mencionado la existencia de “evidencia emergente” de transmisión por aire.

Un obstáculo es la dificultad para detectar el virus vivo y suficientemente infeccioso en los aerosoles. La razón por la que podría no haber mucha información sobre los patógenos del coronavirus en el aire es porque el virus es muy frágil, dijo Julian W. Tang, virólogo de la Universidad de Leicester del Reino Unido y de la Universidad Nacional de Singapur. Los científicos utilizan maquinas para extraer el virus del aire. Sin embargo, algunos de estos dispositivos de muestras de aire pueden destruir los patógenos que se supone deben capturar.

A pesar de la dificultad para capturar y medir virus vivo, unos cuantos grupos de investigación lo han logrado. Tang señaló dos observaciones recientes en hospitales: un estudio de muestras de aire, publicado a finales de julio, encontró suficiente virus flotando cerca de las habitaciones (incluyendo pasillos) de pacientes con COVID-19, la enfermedad causada por el coronavirus, en el Centro Médico de la Universidad de Nebraska, como para que los científicos hicieran crecer el patógeno en cultivos celulares. Otro estudio, el cual aún no ha pasado por la revisión por pares, encontró virus vivo a casi cinco metros de pacientes con COVID-19 en un medical center en Gainesville, Florida.

Marr resume el desafío de la transmisión aérea de esta manera: “Las personas infectadas, tengan síntomas o no, están liberando virus al aire. Y si respiras eso, puedes recibirlo”.

Some Exciting Offer For You

More articles

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here

4 + 3 =

Latest article

Goldman Sachs promotes new co-heads of global M&A

Goldman Sachs has promoted Mark Sorrell and Stephan Feldgoise to co-heads of its global dealmaking team, marking the latest in a round of moves...

Climate FAIL: Working from Home Would Overload Australia’s Renewable Energy Grid

Guest essay by Eric Worrallh/t JoNova – The Aussie Government ABC has advised people to commute to the office rather than trying to work...

RBG Is Absent, and Trump’s Attack on Preexisting Situations Is Alive

&#032 submitted by &#032 /u/marji80 &#032

Josh Jacobs is the Las Vegas Raiders’ ‘angry runner,’ on his way to NFL superstardom

THE CENTERPIECE OF the Las Vegas Raiders' Allegiant Stadium is the 95-foot Al Davis Memorial Torch. Built out of carbon fiber and aluminum and...

Cuba’s Economic climate Was Hurting. The Pandemic Brought a Food stuff Disaster.

The Communist Bash mentioned in 2016 that it would legalize modest and medium-dimension non-public businesses, but no mechanism was at any time established up...